Image Search: Photography from the Collection

Búsqueda de imágenes: fotografía de la colección

Swipe to begin / Swipe para comenzar

Start

Eugène Atget
b. 1857, Libourne, France; d. 1927, Paris
Montmartre (rue Norvins) (Montmartre [Norvins Street]), ca. 1905
Gelatin silver print
Collection Pérez Art Museum Miami, promised gift of Charles Cowles

After pursuing a career as an actor, Eugène Atget began taking pictures in the late 1880s. He diligently photographed the Paris of his era, creating a distinctive portrait of the city before it became a modern metropolis. His vision of Paris, characterized by vacant streets and unpopulated spaces, is exemplified in the weathered facades and empty cobblestone street of Montmartre (rue Norvins).

Shortly before Atget’s death in 1927, the American photographer Berenice Abbott befriended him and became a champion of his work. She described his photographs as having the “shock of realism unadorned. . . . The real world, seen with wonderment and surprise, was mirrored in each print.” In 1928 Abbott acquired and preserved many of the 8,000 negatives Atget left at the time of his death. She promoted his work in Paris and the United States, and Atget is now widely considered one of the most significant and influential photographers of his era. 

Eugène Atget

n. 1857, Livorno, Francia; f. 1927, París

Montmartre (rue Norvins)(Montmartre, [calle Norvins]), ca. 1905

Impresión en gelatina de plata

Colección del Pérez Art Museum Miami, donación prometida de Charles Cowles

Eugène Atget comenzó con la fotografía a finales de la década de 1880, después de concluir sus estudios de actuación. Fotografió arduamente el París de su época, creando una imagen distintiva de la ciudad, antes de que se convirtiera en la metrópolis moderna que es hoy en día. Su visión de la ciudad, caracterizada por calles vacías y espacios deshabitados, se observa en las fachadas desgastadas debido al paso del tiempo y en la calle desierta y adoquinada de Montmartre (rue Norvins).

En 1927, poco antes de su muerte, se hizo amigo de la fotógrafa estadounidense Berenice Abbott, quien se convirtió en ardua defensora de su obra. Ella describía sus fotos como un "choque de realismo sin artificios. . . . El mundo real visto con ojos maravillados y sorprendidos, se refleja en cada impresión". En 1928 Abbott adquirió y conservó muchos de los 8,000 negativos que dejó Atget después de su muerte. Ella promovió su obra en París y Estados Unidos, dándolo a conocer como uno de los fotógrafos más importantes e influyentes de su época. 

Palabra clave: